A pocos días de su retorno a los escenarios, con su actuación en los Grammys, Adele ha concedido una entrevista a la cadena CBS -la de los Grammys- y ha contado sus cinco semanas de infierno en que le tenían vetado poder hablar. Dice que su movil la salvó.