article-0-1703B95D000005DC-244_634x847

protege a su hijo con una manta ante el ataque de un “paparazzi”, que les quería hacer una foto. Adele estaba rabiosa, con razón.