Pasado el amargo trago de los Grammys, Adele volvió a convencer en directo, con esta suprema versión de su nuevo single. Ahí es donde gana con su voz.