Adele canta forzada, con el tema muy manoseado, sin chispa, sin imaginación, algo tan predecible como aburrido.