Inglaterra, los laboristas y los más críticas instancias británicas culpan a Adele de su estúpido exibicionismo de nueva rica, en el programa televisivo 60 minutos de la cadena CBS.

Durante la larga entrevista, hay un recorrido por la nueva mansión que se ha comprado la cantante en Surrey, que dice que le ha costado unos 8 millones de euros, cuando otros calculos apuntan hacia una cifra muy superior, aunque el zorro de del manager ha comprado a la baja, porque la crisis económica en el Reino Unido ha hecho bajar un 30 por ciento las grandes propiedades o mansiones.

Quizá todo hubiese pasado inadvertido, pero ha escocido más después de la exibición de sus seis Grammys el pasado domingo.

De hecho, nosotros pusimos la entrevista días antes que ganar en los Grammys y avisamos de lo que le podía pasar.

Adele ha calculado mal. Como una nueva rica ha querido expresarse como que hay que cantar como canta ella para llegar a esta mansión. Pero ha elegido mal el momento, en plena crisis del Reino Unido, con paro y mucha gente joven de su edad que no sabe donde recurrir. Hay que acordarse de la recientes revueltas callejeras.

Es una respuesta inequívoca de una sociedad disparatada económicamente, donde las diferencias son más que sustanciales, hasta la degradación de la clase de media. Nunca, ningún artista maravilloso anteriormente podía comprarse una mansión así, tan sólo con el esfuerzo de dos albumes. Estamos locos.

Además, la exposición ha sido en un programa de televisión norteamericano. Error grave error. Salvo Elton John ninguna gran estrella hace exibicionismo de sus mansiones o de su riqueza en su vida personal. Pongamos el caso de Paul Mc Cartney. Incluso el propio Mick Jagger, que huye de ello como si el mismo diablo fuera.

Abajo, el video de la exposición.