Este es un testimonio del primer concierto de Coldplay en Europa, en la ronda de grandes estadios. El manager de Coldplay no se entera que ir a Oporto , en mayo, es jugar con la lluvia y el barro. Estaba inspirado. Ahora esperemos que no llueva en el Manzanares.