Hoy se han publicado unos cuantos álbumes, algunos de artistas importantes, y el mejor de todos ellos va a ser casi seguro, sin dificultad, “A Deeper Understanding” de , su cuarto LP y primero para una grande, Atlantic.

Antes de su publicación oficial, la banda lo colgó en su página web durante 24 horas, momento en que pudimos comprobar que simplemente, y como ya preveíamos, es uno de los mejores discos del año.

y compañía consiguen que la elaboración y el gran trabajo que tiene el disco detrás suenen naturales. Un nuevo “rock clásico” para 2017, inspirado en Bob Dylan, Bruce Springsteen, Dire Straits… pero con marchamo propio, sello único, más complejo y atmosférico, quizá menos directo.

Son canciones para dejarte llevar y perderte en ellas. No sólo es la composición, sino también la ejecución y el tratamiento sonoro y de producción. En conjunto, puro “estilismo mágico”.

Alguien en los comentarios de los vídeos de Youtube lo ha definido como “The E. Street Band meets A Flock of Seagulls”. Brillante, por ahí van los tiros.

Ya conocíamos varios adelantos, singles previos, Varios de ellos abren el LP, “Up All Night”, “Pain”, “Holding On”, excelentes, sobre todo la última. “Strangest Thing” y “Knocked Down”, más reposadas, los continúan. Un punto de inflexión reflexivo en mitad del disco.

En “Nothing To Find” y “In Chains”, la cosa se va inevitablemente para arriba, números más upbeat y extrovertidos. Entre uno y otro queda el tour de force de 11 minutos de “Thinking Of a Place”, uno de esos temas para recrearse en ellos constantemente, una y otra vez.

“Clean Living” y “You Don´t Have To Go”, cierran el disco entre brumas, nuevamente en un tono más reposado.

Sólo con alguna audición ya puede apreciarse que “A Deeper Understanding” es un disco anti-temporada, un trabajo que admite prolongadas escuchas y que va a quedar para el futuro como una sólida roca, mientras a muchos otros se los habrá llevado el viento por carecer del fundamento que este sí posee. Tiene buenas canciones y una duradera magia especial, algo de lo que estamos tan necesitados.

Hasta la portada, con foto de estudio solitaria y en penumbra, es bonita con ese aire tan Big Star.

Granduciel decidió aislarse durante unos meses en Nueva York para escribir nuevo material. Más tarde, acompañado del ingeniero de sonido Shawn Everett (Alabama Shakes, K.D. Lang, Weezer) se le unió el resto de la banda (Dave Hartley, bajo, Robbie Bennett teclados, Charlie Hall a la batería y los multi-instrumentistas Anthony LaMarca y Jon Natchez) y juntos han materializado lo que en sus propias palabras es “el disco que mejor representa a The War on Drugs como banda”.

Es verdad. Lo han conseguido. Pocos discos actuales con el poder expansivo de “A Deeper Understanding”. The War On Drugs hacen un rock que no lo puede hacer cualquiera, estilista, texturado, superior. Ni siquiera la gente con talento.