6978820_origMe vienen a la memoria docenas de recuerdos con Paco de Lucia. Siempre tuvo un especial cariño conmigo, porque en el año 1969, muchos antes del éxito de “Entre Dos Aguas”, bastante anterior a que lo convirtieran en un ídolo, porque era inevitable, le hice una entrevista en la revista de música semanal, la revista “Discobolo”, donde empecé como crítico musical.

Aquella entrevista, en 1969 la titulé: “Paco de Lucia, el Jimi Hendrix del Flamenco”. Ahí están las hemorotecas.Y jamás se le olvidó y siempre me lo recordaba.

En 1981, él mismo se sorprendió cuando entre en su camerino del Hollywood Bowl. “Julián, Julián, cuenta lo que has visto aquí esta noche”. Había hecho un concierto único, maravilllosos con John Mc Laughlin y Al Di Meola. Maravilloso.

delucia-meola-mclaughlin

Era enorme como músico carismático . Increíble, como músico y como hedonista. He grabado con él en Madrid. Le he visto sufrir por Camarón, cuando le daba todo, absolutamente todo por Camarón, con una bondad supina y que la viuda de Camarón la ha utilizado en su contra. Mezquina ella.

Paco-de-Lucía-2-1-460x325
Lo he visto incluso en su primitivo refugio, en su casa de Isla Mujeres, en frente de Cancún, aunque se cambió a la casa de Riviera maya, su última casa.

Lo que me queda es que me he reído mucho con él, tenía una gracia especial y he disfrutado de su enorme talento, aunque no me guste el flamenco, como decía el propio John Mc Laughlin. Sin saber música, sin dominar el tiempo musical, era un revolucionario. El auténtico Jimi Hendrix del Flamenco.

Hay que recordar: “Al ver tocar a Paco, he entendido que no sé tocar la guitarra”, dijo Mark Knopfler.

Paco de Lucía falleció la madrugada del miércoles del año paasado  en la Riviera Maya, a los 66 años, a causa de un ataque al corazón.

Como todos los inviernos se encontraba en México de vacaciones invernales, con su familia.