The Story Of Bo Diddley: Very Best Of
  • Bo Diddley, The Story Of Bo Diddley: Very Best Of
  • UMC (Universal Music Catalogue)
  • CD de audio

Resultado de imagen de bo diddley

Hoy Elias McDaniel, nacido Ellas Otha Bates, de nombre artístico Bo Diddley, cumpliría 90 años. No es exagerado afirmar que en sus 79 años de vida fue una de las personalidades más verdaderamente grandes, prolíficas e innovadoras que dio ese monstruo, hoy venido a menos, llamado rock and roll.

Se podrían escoger tranquilamente 40 canciones del gran Bo, todos clásicos versionados por muchos grandes del rock. Bo Diddley creó un estilo absolutamente único, rítmico, exótico, selvático, y muy básico, que suele ser garantía de siempre joven. Fue “The Originator”, el hombre que creó de la música garaje junto a coetáneos como Link Wray y el Johnny Burnette Trio.

Son muchas las canciones clásicas que dejó, demasiadas, “I´m a Man”, “Who Do You Love?”, “Crackin´ Up”, “Bring It to Jerome”, “Mona”, “Oh Yeah”, “I Can Tell”, “You Cant Judge a Book By It´s Cover”, “Pills”, “Before You Acusse Me”, “Cops & Robbers”, “Diddy Wah Diddy”, “Cadillac”, “Pretty Thing”, y tantos otros títulos que han sido versionados por todo bicho viviente durante varias generaciones.

De Rolling Stones a The Clash, de Quicksilver Messenger Service a Kinks, de Remains a New York Dolls, de Creedence Clearwater Revival a Yardbirds. Su legado en el rock clásico ha sido inmenso y duradero.

Y dejó su sello e influencia en multitud de artistas de lo más variopinto: StoogesVelvet Underground, Johnny Otis, Bow Wow Wow, U2, Brian Eno, Jonathan Richman…

Pero a pesar de su máxima y trascendental influencia Bo Diddley cantó a Bo Diddley mejor que nadie, y ahí queda para la historia su curiosa saga de canciones con él mismo de protagonista: “Diddley Daddy”, “Bo´s Guitar”, “Hey Bo Diddley”, “Bo´s Twist”, “Run Diddley Daddy”, “The Story Of Bo Diddley”.

Por ejemplo en este sencillo y maravilloso “Bo Diddley”, su primer single en 1955.

O el fabuloso instrumental “Bo´s Bounce”, que no tiene el ritmo característico de sus canciones más conocidas pero sí todo su espíritu innovador.

“El Bote de Bo” tiene un sonido increíble para 1962, rumba & blues maravillosamente sintetizado en dos guitarras y un poco de percusión. Una muestra definitiva de lo poco (pocos medios, mucho talento) que se necesita para hacer gran música. Y todo en 1 minuto 35 segundos. No se puede ser mejor.