Justo cuando tenía veinticinco años, Esther Ofarim quedó segunda en Eurovisión con este tema que representaba a Israel. Claro, cincuenta años después cumple 75 años.