Angel Alvarez, su programa Caravana en La voz de Madrid me influyó terriblemente. Durante la segunda mitad de los años sesenta y primera de los setenta, el padre de todos los disc-jockeys de la radio nos introducía artistas, grupos, cantantes, maravillosas novedades que tenían todos un mismo denominador común: los increíbles discos de ELEKTRA Records.

Así puede descubrir a los Love, el gran sueño de Mr. Arthur Lee, uno de mis grupos favoritos de los setenta. Y los Love me llevaron a ese increíble primer álbum de los Doors. Pero también estaban Ars Nova, Earth Opera y hasta los ingleses Increible String Band, porque a Jack Holzman, el gran aficionado a la alta fidelidad, le encantaba el folk.

En realidad, los fichó a todos los buenos, menos a Dylan. Tom Paxton, el increíble Phil Ochs, más celoso de la progresías, al maravilloso Tim Buckley, padre de Jeff. Y, por supuesto, las grandes damas del folk, Judy Collins y, sobre todo, Joni Mitchell. Todo salieron de Elektra. Como MC5 o la Paul Butterfield Band.

Los setenta ya no fueron iguales, pero tuvieron a Jackson Browne y, sobre todo, a los Eagles. Holzman debió hacer muchos millones, hasta que vendió la compañía a la Warner.

El próximo día 14, con un gran concierto en Nueva York se van a celebrar los 60 años de la increíble compañía que como Island, Tamla Motown, Atlantic han creado el verdadero espíritu de la música independiente, luchando denodadamente contra el establishment. Ya no quedan sellos como esos. Es imposible.

Lo que no me gusta es que Jackson Browne y Natalie Merchant dos segundas divisiones del sello, se hayan hecho fuertes para ser los padrinos de la ceremonia de los 60 años. Pero la vida es  así. Jack Holzman vive y todavía sueña por una música mejor. Está a punto de cumplir 80 años e invirtió 150 dólares en aquel inicio de la compañía.

Abajo, versión de este siglo antes de que Arthur Lee, muriera del asombroso ‘Alone again' de los Love.