Este fue uno de los discos imprescindibles en el nacimiento del nuevo pop. Un cantante maravilloso como Del Shannon y una canción perfecta de puro pop. Los Beatles la tocaban al principio, en Hamburgo y Liverpool.