Sensacional y sensitiva interpretación de Jonathan Jeremiah, con Gold Dust, indiscutiblemente la gran canción del año de PLASTICOS Y DECIBELIOS