Este fue el primer single de David Bowie, que apareció hace cincuenta años y que fue un solemne fracaso. El primer con su nuevo nombre de Vowie. Pero el tema no está nada mal.