Tal día como hoy, pero en el año 1968, grabó su versión de la canción de ‘All Along the Watchtower' en Olympic Studios en Londres, donde siempre grababan los Rolling Stones. .  Brian Jones y Dave Mason de Traffic, también intervinieron en la sesión de esta grabación histórica.

PARA PLASTICOS Y DECIBELIOS ES LA MEJOR COVER DE TODA LA HISTORIA .Y CONTIENE EL MEJOR SOLO DE GUITARRA DE TODOS EL ROCK

El 27 de diciembre de 1967, Bob Dylan lanzaba  su primer álbum en más de un año,  el subestimado clásico y mi álbum favorito del genio de Minnesotta, un forajido, a los Jesse James, el atracador   “John Wesley Harding” .

Entre las grandes canciones que se encuentran en ese LP hay una canción maravillosa :”All along the watchtower” incluso sólo grabada con la guitarra de Dylan, un bajo y una batería, en Nashville

Antes del lanzamiento del álbum, Jimi Hendrix obtuvo un acetato del disco y se enamoró de él. Menos de dos meses después de que Dylan lo grabara, Hendrix estaba en el estudio Olympic  grabando su propia versión.

Con Eric Burdon, John Mayall, Stevie Winwood

Según el ingeniero Eddie Kramer:
“No hubo un ensayo real. Jimi acaba de tocar una guitarra acústica de seis cuerdas, mientras que Dave Mason de Traffic tocaba otra de 12 cuerdas. Mitch Mitchell estaba en la batería. Así que Jimi estaba eufórico .La versión  contenía una sensación maravillosa y ligera , gracias a las guitarras acústicas que la conducían “.
Era na simple canción de tres acordes con un montón de frases  brillantes con la potencia de Hendrix y el sonido de la  banda, que era oro puro.

El sonido de guitarra distintivo fue, aparentemente, fácil de obtener, según el ingiero Kramer:

“Pegué un maldito micrófono frente al amplificador y esperaba lo mejor. Grabar siempre fue un proceso de aprendizaje para Jimi, por lo que cada toma era diferente”.

Hendrix también  tocó el bajo en la grabación. Noel Redding se había cansado  de las sesiones.

Y Kramer recuerda:

Jimi conducía el tren. Siempre conducía el tren, hiciera lo que hiciera”.

La canción no solo fue la joya del álbum doble Electric Ladyland (, anzado en octubre de 1968, sino que también se lanzó como single, alcanzando el número 20 en los Estados Unidos y No. 5 en el Reino Unido.

Recuerdos de Kramer:
“Amaba a Bob Dylan.Estaba fascinado por el color  y el tono de las letras, y por supuesto, las secuencias de acordes también eran maravillosas. Era una canción muy especial”.

En cuanto al propio Dylan, en las notas de su libro ” Biograph”  escribe:

“Es extraño  cuando lo canto, siempre siento que es un tributo a Jimi de alguna manera. Me gustó el disco de Hendrix, y desde que murió, la he estado haciendo de esa manera”.

Jimi Hendrix siempre se emocionaba con Dylan:

“Todas las personas a las que no les gustan las canciones de Bob Dylan deben leer sus letras. Están llenas de las alegrías y las tristezas de la vida. Yo soy como Dylan: ninguno de nosotros dos  puede cantar normalmente. A veces, toco las canciones de Dylan y  se parecen a las que yo mismo escribí.Musicalmente, hablando, claro. Tengo la sensación de que Watchtower es una canción que podría haber surgido de mí mismo , pero estoy seguro de que nunca la hubiera terminado. Al pensar en Dylan, a menudo considero que nunca sería capaz de escribir las palabras que logra escribir , pero me gustaría que me ayude, porque tengo un montón de canciones que no puedo terminar. Solo pongo algunas palabras en el papel, y simplemente no puedo avanzar. Pero ahora, tras “Watchtower”  las cosas están mejorando, tengo más confianza en mí mismo “

Con Dave Mason

En el año 1980, subía las colinas de Malibú, hacia  Mariposa Road y allí le hice una entrevista al gran Dave Mason de Traffic. Me contó esto de su experiencia con Hendrix:

“Hendrix estaba casualmente sentado en el exclusivo club Speakeasy  de Londres. Una noche, le ví sentado   y dijo,joder, quiero conocerlo,   voy a ir a saludarle y hablar con él . Luego, le llevé a mi casa y le puse la canción, la mejor de “John Wesley Harding”.

Dave Mason también  grabó la canción él mismo en el arreglo de Hendrix para su álbum homónimo del año  1974. Incluso hizo de su versión  una de las más fuertes   de sus conciertos. Mason me decía:

“Es una canción engañosamente simple: Son los mismos tres acordes, y nunca cambian. Pero también ahí está la magia.”.