Se cumplen justo 50 años de la gran canción de John Fogerty