“ ‘You Really Got Me’ es la mejor canción de la historia del pop”. Paul Weller.

“Cuando escuché ‘You Really Got Me’ por primera vez, me di cuenta de que los Kinks ocuparían el lugar que yo quería para mí. Es el grupo que más me ha influido”. Pete Townshend.

Ante la gravedad de sentencias de tan importantes personalidades de la música pop británica, dan ganas de no escribir nada más, la cosa ya quedaría lo suficientemente clara, pero vamos a profundizar hoy en Plásticos y Decibelios en esta soberbia, trascendental, canción ahora que se cumple el 53 aniversario de su edición.

“You Really Got Me”, fue editada un 4 de agosto de 1964,  4-8-64, casi capicúa. Para verano de 1964 casi nadie daba un duro por , ni sus dos primeros singles (a caballo del Merseybeat de los triunfadores Beatles, y del naciente Rhythm & Blues londinense), ni sus feas chaquetas rojas de cazador parecían gustarle especialmente a nadie.

Nik Cohn en su célebre y posterior, “Awopbopaloobop Alopbamboom” – la primera cronología pop sin pelos en la lengua- decía que al principio los Kinks era uno de los grupos más inocuos y desechables del momento. Townshend ha explicado varias veces que los Kinks – en sus conciertos conjuntos con The High Numbers (pre The Who)- no le habían impresionado en absoluto. Pye Records urgía a a hacer un convincente hit si querían que el sello continuase publicando sus canciones.

Los Kinks se hallaban en un “dead end street”, pero estaban en vísperas de una “victoria” rumbo al Nº 1 del “top of the pops” que les procuraría “conocer a alguna importante reina y poder dar sus puntos de vista sobre religión y política”.

Y de pronto surgió como un trueno, como un relámpago, “You Really Got Me”, que hizo estremecer los cimientos del pop de las islas. Un torpedo, un cañonazo que sentaría las bases de todo el rock posterior, llámese garaje, hard, glam, pub, punk, power pop, heavy, y en los últimos años hasta el indie, entre otros subgéneros importantes de la música rock.

La canción lo tenía absolutamente todo en apenas 2 minutos y 14 segundos. Buena melodía, cambios y estribillo quedones. Un solo nervioso y marrullero y, lo más importante, un riff monumental y rasposo que zumbaba retumbante. La letra estaba hecha adrede como antítesis a las historias de amor chico-chica (“She Loves You”) de los entonces todopoderosos Beatles:

“Chica, me has atrapado. Me has pillado tanto, que no sé ni que hacer. Si, me has atrapado. Me has pillado tanto que no puedo dormir por la noche.

Sí, me has atrapado. Me has pillado tanto que no sé ni lo que hacer.

Me has atrapado, me has atrapado, me has atrapado.

Mira, nunca voy a ser libre. Siempre estaré a tu lado. Chica, me has atrapado. Me has pillado tanto que no puedo dormir por la noche”.

Una letra muy básica que, sin embargo, reflejaba muy bien un sentimiento de amor adolescente, Tendría que llegar Bob Dylan para cambiar la letras tan en boga esos años de “lo tengo- lo tengo- lo tienes, chica/ tú-también-lo-tienes”. Era 1964, y más o menos así eran las cosas en el mundo del pop.

Por supuesto que “You Really Got Me” “lo tenía”. Tenía música y letra de Ray Davies, el líder y, se puede decir, el sumo “dictador” de The Kinks. Se grabó en los IBC Studios de Londres, y la produjo Shel Talmy, uno de los grandes teóricos avanzados al power-pop que a continuación produjo a The Who, The Easybeats y The Creation.

El bajista Pete Quaife, un verdadero mod

Aunque se ha dicho que su punto de partida fue “Louie Louie” de los Kingsmen, lo cierto es que Ray Davies quería hacer una canción de tono jazzy, tipo Mose Allison. Ray asegura que no pensaba en los Kinks cuando la compuso, sino en hacer un tema para Georgie Fame & The Blue Flames, una de las orquestas de baile favoritas de los mods.

En la fantástica biografía de los 80 de Jon Savage sobre The Kinks, Ray también asegura que la primera versión que grabaron de “You Really Got Me” sonaba horrible. Sobre todo por el empeño, equivocado, de Pye de que sonaran merseybeat para obtener el deseado y esquivo hit. Tuvieron que volverla a grabar bajo amenaza explícita de Ray a la discográfica.

El famoso sonido distorsionado (pre “fuzz”) lo logró Dave Davies cortando el cono del amplificador con una cuchilla de afeitar y llenándolo de de alfileres, un sonido único para aquel 1964. Todavía Dave de vez en cuando tiene que volver a insistir en que fue él y no Jimmy Page, quien tocó el dichoso solo de la canción. Curiosamente el que no tocó la batería en “You Really Got Me” fue Mick Avory, que se vio relegado a tocar la pandereta. Fue el gran batería de sesión Bobby Graham quién lo hizo, y Arthur Greenslade tocó el piano.

descarga

Shel Talmy (con Pete Townshend y Keith Moon): el artífice del sonido

La canción fue Nº1 en UK y Nº 7 en USA, y dio pie a la serie de los Kinks con su riff caraterístico:  “All Day & All Of he Night”, “I Need You”, “Till The End Of The Day” o “Time Will Tell”, aunque “Don´t Ever Let Me Go” (abajo vídeos de toda la “serie”) es la primera canción en la que los Kinks metieron ese tipo de riff distorsionado, pero quedó inédita hasta muchos años más tarde.

Y no sólo eso, de “You Really Got Me” salió “I Can´t Explain” de The Who, y se generó en Inglaterra todo un nuevo sonido beat (mod-rock) con la distorsión y feedback como motor. El sonido de The Move, The Troggs, The Eyes, The Creation, un sonido recio, intrigante, agresivo, vanguardista (que se lo cuenten a Lou Reed) y pre-psicodélico. Era como renovar el Rhythm & Blues americano, tunearlo a base de latigazos de  imaginación, convirtiéndolo en otra cosa, en algo propio, nativo, típicamente británico. En otras palabras: que inventaron el rock británico, ni más ni menos.

ee2e1ee2ed8e0880fb6ee96f0d3974b6

Dave Davies (el riff) con Epiphone y a lo loco

“You Really Got Me” fue la piedra fundacional de ese mod –rock, y casi de cualquier otro rock británico (o foráneo) posterior. Es esclarecedor lo bien que superaron los Kinks la dura prueba punk-new wave 1976-1982. Versionaron su repertorio de Pretenders, Jam y Romantics, a Cockney Rejects, Knack y DMZ, pasando por The Fall, Rezillos y The Stranglers… Grupos de todo signo y pelaje. Y The Prisoners hicieron suyo su sonido. A eso se le llama ser un auténtico clásico popular.

Además, están las versiones de “You Really Got Me”: Mott The Hoople, Silicon Teens, Van Halen, Dalek I, 13TH Floor Elevators, Robert Palmer, y hasta Sly Stone, Peter Gabriel o Metallica fueron “atrapados” en alguna ocasión. Y en nuestro país Los Salvajes y Los Cardiacos, entre otros.

Una canción trascendental que deberíamos haber escuchado de nuevo si The Kinks se hubieran reunido por su 50 aniversario, pero no ha habido manera. Las rencillas entre los hermanos Davies parecen insuperables, ríanse ustedes de los Gallagher.

A ver si todavía puede ser, nunca es tarde. Mientras tanto, y como siempre: God Save The Kinks!