Hoy hace exactamente 50 años que  tuvo un accidente de moto que pudo costarle la vida. Montaba en su motocicleta Triumph 55 hasta un garaje cerca de su casa en Woodstock, Nueva York, para repararla cuando la rueda trasera se bloqueó. Dylan perdió el control y salió disparado sobre el manillar, rompiéndose una vértebra del cuello. Su recuperación le llevó a un período de inactividad que supuso un cambio en su música y en su forma de encarar la vida en lo sucesivo. En aquel 1966, Dylan estaba presentando su disco doble “Blonde On Blonde”, y estaba inmerso de lleno en su fase eléctrica, rock.