Extraordinario número uno de los Slade, con este tema que entró directamente al número uno, hazaña que sólo la habían logrado los Beatles con “Let it be”. Oasis hicieron una versión del tema.