Ocho oficiales del Ejército chileno retirados fueron condenados a quince años y un día de prisión por el asesinato de Víctor Jara y del entonces director de prisiones Littré Quiroga Carvajal durante el golpe de Estado de 1973 que llevó al poder al dictador Augusto Pinochet.
Según el fallo del juez Miguel Vázquez los condenados como autores de los homicidios son Hugo Sánchez, Raúl Jofré, Edwin Dimteri, Nelson Haase, Ernesto Bethke, Juan Jara, Hernán Chacón y Patricio Vásquez.

Además, fueron sentenciados a tres años de presidio, como autores del delito de secuestro simple de ambas víctimas, de acuerdo a la información entregada por el Poder Judicial. En tanto, el exoficial Rolando Melo deberá purgar 5 años y un día de presidio como encubridor de los homicidios y 61 días como encubridor de los secuestros.

Víctor Jara, de 40 años era un  cantante, director de teatro y profesor universitario , que simpatizaba con el gobierno comunista de d Salvador Allende, derrocado en el golpe. Fue detenido junto con sus estudiantes, compañeros académicos y muchos otros izquierdistas en un estadio de fútbol chileno que desde entonces lleva su nombre.

De acuerdo con los detenidos supervivientes, a Víctor Jara le aplastaron las manos a culatazos y fue duramente golpeado durante su cautiverio. Su cuerpo fue encontrado el 16 de septiembre, cinco días después del golpe, con 44 agujeros de bala arrojado junto a un cementerio. Quiroga recibió 23 impactos de bala.

Su familia, incluida su esposa, la bailarina de origen británico Joan Turner, y su hija Amanda, han librado una larga campaña por alcanzar justicia en su caso. El cuerpo fue exhumado en 2009 para una autopsia completa. En 2016, otro antiguo oficial, el teniente retirado del ejército Pedro Barrientos, fue encontrado culpable por un jurado de la corte civil federal en Florida de torturar y matar a Jara. Sobre él pesa una orden de extradición y una condena a indemnizar con 28 millones de dólares a la familia.