El rey del rock no podía más. Murió hasta las trancas de pastillas, abotargado, gordo. Era agosto de 1977, el año del punk, lejos, muy lejos ya de aquella gloriosa mitad de los 50 que lo encumbró. Le llegaba el turno a otros reyes del rock, entre otros, a  (famosa es su “colada” de los 70 en Graceland, escalando el muro principal) pero Elvis quedó como EL rey apenas indiscutido.

Más de 70.000 fans se han trasladado a la mansión en la que vivió y murió, Graceland, para conmemorar estos días el trigésimo quinto aniversario de su muerte.

Ayer, para sorpresa de los fans y simpatizantes de Elvis, hicieron acto de presencia Priscilla Presley y Lisa Marie Presley en la vigilia que se celebraba en honor del cantante.

“Esto es algo que Elvis nunca podría haber creído jamás que tuviera lugar aquí”, dijo la ex esposa de Elvis.

Ambas aparecían juntas en estas fechas por primera vez. Eso ha sido lo más sorprendente de todo, por separado si lo habían hecho.

“Siempre había eludido esto, porque sentía que podía ser demasiado emocionante, pero siento que es realmente importante estar aquí esta noche. Os quiero muchísimo”, dijo la hija de Elvis, Lisa Marie.

La ceremonia de ayer también contó con la presencia de varios miembros de la banda del rey del rock. Bobby Wood, entre otros. Mike Stoller, coescritor de algunas de las canciones más memorables de Elvis, recordó :

“Elvis hizo 26 tomas de ‘Jailhouse Rock’, antes de decidir que había clavado la canción en la 9ª toma. No dejaba de decir: ‘creo que puede hacerlo mejor”. Finalmente, dijo: ’¿Dónde está esa que te gustó?’. Volvimos a escuchar la toma y dijo: “Sí, eso es. Es genial”.

En el memorial de este año, como en otras tantas ocasiones, se puede contemplar a un auténtico ejército de “impersonators” o dobles de Elvis (en la foto).