Joan Jett siempre ha sido una poderosa mujer del rock. Hace 35 años lograba el número uno en los Estados Unidos, con este tema que se ha convertido en un clásico del rock.