Hace justo 30 años, Wham, con George Michael, en su época más festiva, lograba otro numero uno en Inglaterra con este tema pop. Era una máquina de éxitos, pero ya estaba a empezar  harto de su compañero Andrew Ridgeley.