Tal día como hoy, hace treinta años, George Michael lograba el número uno con la que probablemnte sea su mejor canción en su carrera.