El manager de Bob Dylan , Albert Grossman fue decisivo en la carrera del cantautor. Por ejemplo, en el film “Don´t look back”, en el que aparece muy a menudo. Hace justo 20 años murió de un ataque al corazón , mientras viajaba de Nueva York a Londres, en el viejo Concorde.