BEATLES: DISNEY, EL TESTIGO FINAL DE LA DISOLUCION

BEATLES:  DISNEY,  EL TESTIGO FINAL DE LA DISOLUCIONHabían pasado cuatro largos años de batallas legales en los tribunales, millones de dólares desperdiciados entre demandas y contra demandas.

Por fín , los cuatro beatles accedieron a estar ese día en el Hotel Plaza de Nueva York. Una cruel ironía y también suprema tristeza, porque ese hotel es donde estuvieron los Beatles en su primer viaje a América.

Los primeros en llegar a la cita fueron George Harrison y Paul McCartney . Ya sabían que Ringo Starr no se iba a presentar. Había firmado el pliego de disolución del grupo en Inglaterra, unos días antes. Delegó en un par de abogados.

George también estuvo acompañado por su letrado y su 'bussiness manager'. Paul se presentó con otro par de abogados. Pero para disolver Apple y los Beatles también estaban presentes otros dos picapleitos. Uno por parte de Apple, Reino Unido, y otro por Apple, Estados Unidos.

Era patético ver a esa fila de letrados sentados en una mesa larguísima habilitada en uno de los salones privados del Hotel Plaza. Hasta media hora tardaron en firmar todos los abogados.

Uno de ellos hizo la llamada obligatoria a Inglaterra para poder hablar con Ringo Starr y dar fe de que estaba vivo. Curiosamente, Paul y, sobre todo, su esposa Linda, estaban filmando aquel histórico y dramático momento.

BEATLES:  DISNEY,  EL TESTIGO FINAL DE LA DISOLUCION

Al cabo de un rato, George, con voz en alto, dijo:

"¿Dónde coño está John?". "

Buena pregunta" replicó el abogado de John Lennon. George furioso, irritado, el guitarrista sugirió que se llamara a John inmediatamente a su casa, un apartamento en el edificio Eddie Germano, en la calle 52, donde vivía con su secretaria May Pang.

Fue ella la que se puso al teléfono, pidiendo disculpas a todos los allí reunidos, pero que John no podía ir a la reunión, porque las cartas astrológicas no se lo recomendaban.

George empezó a chillar y tomó el teléfono con violencia para decirle a la pobre May Pang:

"Dile a John que se ponga sus jodidas gafas y que se presente aquí de una puta vez".

Ingenuamente, May le preguntó si quería realmente hablar con John. Contestó George:

"No, no quiero hablar con él, sólo dile que este momento es muy importante para todos nosotros y que, joder, debía estar aquí".

John estaba oyendo todo lo que decía George desde un primer momento. Ni siquiera esbozó una sonrisa.

Intercede Lee Eastman, el padre de Linda y jefe de las operaciones legales. Trata de convencer a John, pero este se niega en rotundo.

 

En realidad, mucho se ha especulado sobre ello, pero para John, los Beatles eran como su auténtica familia, y más ahora que estaba en trámites de divorcio con 'madre' Yoko.

En el subconsciente de John habitaba el deseo de no perder, ni mucho menos, a toda su gente, la que había inundado su vida con éxitos y fracasos. Se sentía el padre, el fundador. No quiso firmar.

Como pura ironía, al día siguiente, los McCartney se presentaron en el apartamento de John en la calle 52. John estuvo a punto de no abrirles , pero finalmente accedió, presionado por May.

John le contó a Paul que estaba muy enfadado con la situación, que no creía nunca que los Beatles se pudieran morir de esta manera tan fría, como si fuera una cacería de abogados, convertidos en autenticas hienas unos para otros. Paul le consoló pero sólo hasta cierto punto:

"Así funcionan las cosas en este mundo".

George Harrison también estaba muy nervioso en aquellos días porque su gira por los Estados Unidos iba francamente mal. Tenía problemas con la voz y, además, John le había prometido aparecer durante su actuación en el Madison Square Garden, pero John, tras las discusiones, se había negado en rotundo.

Sin embargo, George quería pacificar la situación con John. Así que le llamó a su apartamento para que, al menos, Lennon se presentara en su fiesta que esa noche se celebraba en club Hippotamus. El 20 de diciembre de 1974.

BEATLES:  DISNEY,  EL TESTIGO FINAL DE LA DISOLUCION
George y John en el club Hippotamus

Allí se encontraron los tres Beatles por última vez. La última ocasión en que George, Paul y John estuvieron juntos en vida. La fiesta fue agradable, pero ninguno de los tres se mostró especialmente cariñoso.

Al día siguiente, es decir, el 21 de diciembre de 1974, John y May tomaron un avión hacia Miami. Pasarían las navidades en un 'resort' de West Palm Beach. ¿Quien convenció finalmente a John para que firmara la disolución de los Beatles? Parece ser que Paul.

El 29 de diciembre de 1974, John recibió en Florida un legajo inmenso que contenía los voluminosos documentos para que los despachara finalmente. Se los había enviado uno de los abogados de Apple en Estados Unidos.

May Pang cuenta en su libro que John leyó y releyó cada página del legajo sobre la disolución total de los Beatles, Apple y todos sus negocios conjuntos. Aún no estaba contento con una de las cláusulas y se puso en contacto con uno de los abogados de George que aclaró satisfactoriamente sus dudas.

BEATLES:  DISNEY,  EL TESTIGO FINAL DE LA DISOLUCION

Entonces , John, convencido de que el final era irremediable, fue cuando Lennon le dijo a May que tomara su cámara de fotos y que captara ese momento histórico para la posteridad:

Su firma de la disolución de los Beatles.

May cuenta que en aquellos momentos fueron como si los ojos de John estuvieran viendo paso a paso los momentos claves de la historia de los Beatles.

BEATLES:  DISNEY,  EL TESTIGO FINAL DE LA DISOLUCION
May Pang, John Lennon and Julian Lennon en Palm Beach, December 1974.

Por fín, John cogió un bolígrafo y dio por liquidado para siempre la existencia del grupo más famoso en la historia de la música con una simple rúbrica:

"Firmado, John Lennon".

John Lennon estaba sentado en una mesa del Hotel Polynesian Village de Disney World en Orlando. Walt Disney era una especie de testigo del fín de los Beatles

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte
1 comentario
  1. Manuel Galindo Esteban dice

    Muy curioso e interesante

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.