IAN ANDERSON DE JETHRO TULL Y POR QUÉ COMENZÓ A TOCAR LA FLAUTA

Ian Anderson dio sus primeros pasos en la John Evan Band allá por 1966-67, típico grupo en la onda groovy y soul que sería origen de los mucho más brillantes e inclasificables Jethro Tull. Algunos han señalado que en sus comienso eran como la Graham Bond Organization norteña, de Blackpool.

El líder de Jethro Tull ha recordado ahora a Classic Rock las razones por las que dejó de un lado la guitarra y compró una flauta por aquel entonces, en 1967. Anderson tocaba con John Evan y otros futuros músicos de Tull blues y soul regulares porque no creía que hubiera muchas otras opciones.

«Salimos de ese período donde para conseguir un concierto, por no hablar de conseguir un contrato discográfico, tenías que estar en una banda de blues o en un grupo descaradamente pop. Pero en la periferia estaba el Capitán Beefheart y la Graham Bond Organization, muy diferente al blues negro americano purista, que fue importante para el desarrollo de Jethro Tull».

Anderson señaló que «esa señal se hizo más grande en el verano del 67 cuando Pink Floyd tenían ‘The Piper at the Gates of Dawn’ y los Beatles tenían ‘Sgt. Pepper’. Esos discos me dieron energía: podías salir de la zona de confort del 12 bar-blues y de la música pop y podías hacer algo diferente».

Fue entonces cuando decidió cambiar de instrumento:

«Había estado tocando la guitarra y la armónica, pero como guitarrista nunca iba a ser tan bueno como Eric Clapton, así de simple».

«Así que me separé de mi Fender Stratocaster, cuyo dueño anterior era Lemmy Kilmister, quien era entonces el guitarrista rítmico de Rockin’ Vickers, y me compré una flauta sin ninguna razón. Simplemente la veía bonita y brillante».

Anderson admitió que tuvo problemas para hacerse con el nuevo instrumento, y lo ignoró durante seis meses después de haberlo comprado, hasta que «alguien me dijo: «No soples en el agujero, sopla a través». Oh, está bien. De repente dí una nota, luego otra y otra».

«En una semana estaba tocando solos de blues, y se convirtió en parte de nuestro concierto. Ese fue el comienzo de Jethro Tull con un tipo ahí parado en el medio tocando la flauta sobre una sola pierna».

Lo que no ha recordado Anderson es la enorme influencia que tuvo sobre él, y sobre muchos artístas británicos, el increíble maestro de jazz Roland Kirk, de quién Jethro Tull versionaron «Serenade to a Cuckoo» ya en su debut de 1968, «This Was».

Obten todas las actualizaciones en tiempo real directamente en tu móvil.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.