Un homenaje al Rey del Moog, el gran Keith Emerson, que se suicidó hace tres años.