Era un secreto a voces. Cualquiera aguanta al mete patas de Rusell Brand. Kate Perry acaba de anunciar su divorcio. Que le vaya bien, que le va, aunque su segundo álbum es profundamente espantoso.