Este es el primer tema estrella del excelente segundo álbum de The Night game, la formidable banda de Boston, con la voz majestuosa de Martin Johnson.