Para Geezer Butle, el bajista y miembro fundador de Black Sabbath, el final ha sido muy triste, pero ya no hay vuelta atrás. No habrá más conciertos del grupo.