La nueva “pocholada” australiana se llama  Terry, cuatro amigos que tratan de pasárselo bien con un pop rudimentario, donde dominan las chicas. Este es el tema estrella de su primer disco.