Esta es probablemente la última gran canción de Mick Hucknall como Simply Red. Además batió el record de estar siete semanas seguidas en el numero uno de Inglaterra.