Bill Clinton y Keith Richards salen de cenar de un restaurante neoyorkino, el pasado martes. Parace que el presidente lleva el típico “doggy bag” o los restos de la cena para el perro.