En el año que la EMI firmó su sentencia de muerte al dar la baja a Paul Mc Cartney y Radiohead, se gastaba el dinero en esta “pocholada” pop de Kylie Minogue.