https://youtu.be/uxRq1L5-5ug

Empezó muy nervioso y los falsetes le llevaron a cometer muchos errores. La canción no merecía el Oscar, pero ahí estaba Sam Smith para reivindicar el lobby gay de Hollywood.