“Fue la cantante Beyoncé la que se robó el show a su amigo Chris Martin y a . De una manera asquerosa”. Son palabras del manager del grupo inglés.

beyonce-super-bowl-50

Después de un año de altas tensiones raciales en Estados Unidos  por una serie de muertes de civiles negros a manos de la policía, Beyoncé abordó el tema de los derechos de los afro- estadounidenses y “atacar a los fascistas blancos”.

No había mejor día que la Superbowl. No había sido elegida por la Pepsi, pero aprovechó que Chris Martin le pidió que apareciera ella con el grupo, en el tema que había grabado con Coldplay, “Hymn for the Weekend”.

Lo que no sabía el ingenuo Chris Martin era que se iba a apropiar del espectáculo, porque a la Pepsi trataba de salvar la cuota negra, tras los escándalos de los Oscars.
Durante la actuación, Beyonce lució una chaqueta de cuero negro con bandoleras cruzadas frente al pecho, como si fuera militante de una organización armada.

La X en el centro de la cancha, era  una referencia al “activista y mártir de la causa negra”, Malcolm X.

images (59)

Sus bailarinas también estaban uniformadas en cuero y boinas negras,como si fueran soldados.   En aparente alusión a las Panteras Negras, un grupo político radical que tuvo su auge en los años 60 y que abogaba por una línea dura contra el dominio blanco de la sociedad.
La coreografía tampoco se quedó atrás, con las bailarinas formando una gran X en el centro de la cancha del estadio Levi, en Santa Clara, California.

Más tarde, después de la presentación, la madre de Beyoncé lanzó una foto a través de las redes sociales con las bailarinas haciendo el saludo del poder negro con el puño levantado.

160208122917_beyonce_mano_624x415_tinaknowles.instagram_nocredit

Los representantes de la Pepsi ,  que habían visto el video de antemano, quisieron  un boicot de la artista en el show del intermedio del Super Bowl con instrucciones de apagar el televisor durante la presentación de Beyoncé.

El ex-alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, aseguró  que le parecía “escandaloso” que la artista utilizara una plataforma como la Super Bowl para atacar a la policía.

Beyoncé resoponde con la letra de la canción:
“Me gusta mi nariz de negra con fosas nasales a lo Jackson Five”.
Giuliani dijo que habría que explorar y contar los “secretos” de Beyoncé y Jay Z para construir un imperio de más de 1.000 millones de dólares.
Pero, más allá del mensaje, la política, el poder  y la polémica, otros consideraron que Beyoncé  había robado el show del Super Bowl con una impresionante rutina de baile, que sólo sirvió para sus ambiciones políticas.

descarga (75)

Jay  Z y Beyonce forman parte de la familia real de Obama y se creen con toda clase de prebendas, como viajar a Cuba antes que nadie o hacer lo que les venga en gana. Es asquerosa la filosofía del artista, cuando abusa del amiguismo del poder . Y se llama Obama.