stewart31n-15-web, el dulce genio excéntrico y la “otra parte de los Eurythmics, cuenta una vida de sexo , drogas y rock ‘n' roll  y  gasto salvaje  en su nuevo libro, “Sweet Dreams are made of this“(“Dulces sueños están hechos de esto “), con en el gran éxito, “Sweet Dreams” de su duo.

Ha recogido  grandes historias que contar, extraídas de décadas, con   los gigantes musicales como , Bob Dylan, Bruce Springsteen y, por supuesto, Annie Lennox.

Dave Stewart, de 63 años, podría ser la única persona en el mundo que encuentra a Mick  Jagger “muy cómodo a su lado.”

sC4oEOX6N9vjAWu0mZ-FawrrtA_iG9s3bz1AHXhM5ydw

Revela cómo el rockero septuagenario aún es capaz de moverse como Jagger. Como  Jagger tiene facilidad para a cantar,de  como vive sus trecientas flexiones ,  como un preludio a su entrenamiento diario

Stewart recuerda una noche en que Mick  Jagger les condujo por caminos de tierra sin fin en las Granadinas, en el Caribe. Era el    camino a lo que Mick decía que  era un “club caliente”. Entre la oscuridad, por fín llegaron a una choza,  en madera,  poco prometedora .
Cuando Mick  Jagger entró en una habitación pequeña, nueve mujeres impresionantes se avalanzaron  todas para él , obviamente íntimamente familiarizadas con el “chico malo”.

Y cantaban:

“Hola Mick”, “¿Qué g'wan”.

La más voluptuosa de las mujeres,  llevó a Dave Stewart arriba y lanzó un tema de  “dance hall” atronador, que ella  bailaba con un movimiento lascivo,  mientras mantenía a  Stewart apretado detrás de ella. Un enjambre de mujeres guapas bailaron  para encerrarlos.

Dave Stewart se tambaleó hacia atrás de la planta baja con la cara roja, donde Mick Jagger continuaba  en las garras de una pandilla de mujeres hermosas. Mick  le saludó con una sonrisa  y una copa de más , a prueba de ron.

timthumb (1)

“Por fín, te has atrevido a  salir en una noche de sábado,” Jagger gritó sobre la música.

Desde el primer día , Dave Stewart, hijo de un obrero de   Sunderland, tenía una habilidad especial para tropezar en la gran vida. Para la gran juerga. Es lo que cuenta en su libro de memorias.