Este tema de Arctic Monkeys logró el numero uno del reino Unido, tal dia como , hace diez años . Era además, el single de debut de un grupo que había revolucionado lo que se decía que eran las redes sociales.