Pues, es el mismisimo Michael Stipe, aunque no lo parezca. Con la barba es como si se hubiera echado diez años más.